English Imagen: Escuela Tecnológica Instituto T&eacutecnico Central. Establecimiento Público de Educación. Colombia

¿Robot Games Zero Latitud y Nautilus… algo en común?

Después de dos años de hacer ejercicios, mediciones y cálculos, se dio vida a un proyecto de Robótica, como parte de un semillero de investigación que debía contemplar el medio ambiente, nuevos dispositivos y sobre todo que cubriera una buena parte de todo el proyecto académico que ya se había desarrollado y avanzado durante la carrera de Mecatrónica. Con adelantos sobre la base de un medidor portable, buscando un acercamiento en lo que tiene que ver con la medición de la potabilidad del agua, participando en pequeñas pruebas escolares, buscando opciones para la inmersión de una máquina, realizando pruebas in situ, extrapolar la idea a un problema practico y en fin, una serie de procedimientos que hicieran posible llevar a cabo una transformación y la realización final de lo que en un momento solo era una idea, se crea una lancha radiocontrolada, con autonomía y precisión que trabajaba sobre superficie y bajo el agua, como primera fase de este alcance que ya se tenía en mente.

Se da vida entonces a un submarino que, como todo, también necesitaba de muchas horas de estudio, de práctica, de ejercicios, de dedicación y de perseverancia como segunda etapa del proyecto que ya venía creciendo. Con elementos reciclados, este proyecto integrador era parte helicóptero y parte submarino que incluía mucha disciplina de trabajo, además de sensores, datos y un nuevo programa, para poner en marcha el ROV o Vehículo Operado Remotamente. Se pensó dentro de esa carrera de realizaciones, en un homenaje a la ciencia ficción y con la venia de julio Verne, es bautizado como NAUTILUS.

Empezaba así la conjugación de sueños e ideas de unos estudiantes y su profesor sobre la base de toda la investigación que ya se había realizado y con nuevas perspectivas le incluyen nuevo desarrollo LabVIEW, otros componentes y hardware de bajo costo y además un software libre como preámbulo a lo que sería una maquina casi que salida del tiempo y en este caso, del agua.

Se hace una prueba piloto en la ciudad de Bogotá, en el parque Simón Bolívar, lo que da como resultado un óptimo desarrollo y un final feliz para esos días en los que, sin descanso, Jessica, Anderson y Sergio el profesor, vieron que sí era posible y que el sueño era realidad, pues se pudo medir aquí, la temperatura, la turbiedad y la conductividad del agua almacenada en este lago. Ahora con las maletas listas para ir a Ecuador, necesitaban buscar una similitud en el agua para afianzar las siguientes pruebas y que el resultado fuera el esperado. Es así como en el parque La Carolina, en la ciudad de Quito, encuentran similitudes y llevan a cabo otras pruebas que dieron como resultado el primer premio en el ROBOT GAMES ZERO LATITUD, en la categoría abierta de Impacto tecnológico y con participantes de mucha trayectoria en los que se incluía a países como Ecuador que era el anfitrión, Perú, Argentina, México uno de los más fuertes y naturalmente Colombia, en los que se contaban alrededor de cuatrocientos entusiastas de la tecnología.

Una realización en la que tuvo que ver mucho el trabajo en equipo, ya que a partir de las diferentes charlas y reuniones que tuvo este grupo de jóvenes, se ve reflejado, como se dijo anteriormente, la dedicación, la seriedad y la responsabilidad que permitió este logro, además de la valiosa participación de la Directivas de la ETITC, la ORII, la Vicerrectoría Académica y la Facultad a la que ellos pertenecen, quienes les brindaron las facilidades y el apoyo necesario para esta participación internacional.

Ahora el reto es Rumania, a donde van a llevar el prototipo de Plataforma Robótica Sumergible, la cual ya está recibiendo mejoras, ajustes, módulos GCM sensores robustos y calibrados, lo cual es un reto más, pero que estamos seguros, abrirá otros caminos en las realizaciones de nuestros estudiantes y profesores participantes y la gloria de un nuevo triunfo.