English Imagen: Escuela Tecnológica Instituto T&eacutecnico Central. Establecimiento Público de Educación. Colombia

Experiencias en el contexto de la Programación

“Todo el mundo en este país debería aprender a programar un ordenador, porque te enseña a pensar” Steve Jobs

Estudiantes en un charla

Con su participación en competencias de informática en dos mundiales que son las permitidas, incursionando en los principales diarios de circulación nacional y con ganas de dar continuidad a sus carreras en los nuevos compromisos laborales, Diego Iván Caballero y Christian Mauricio Zuluaga ahora están comprometidos con las nuevas generaciones de niños que quieran la línea o especialidad de sistemas y gracias a Néstor Pedraza, jefe de la especialidad de sistemas del IBTI de la Escuela Tecnológica Instituto Técnico Central y a Oscar Ramírez docente de la misma, hicieron una disertación en la cual invitaron y mostraron que la tecnología en general y la programación en particular, son una elección que vale la pena ya que permite pensar, analizar y optimizar en todos los contextos.

El video “A que vinimos” como introducción, es la parte inicial con la que los motivadores invitados presentan una aproximación muy completa de lo que han sido sus experiencias como estudiantes del IBTI; de su participación en las competencias internacionales de informática; de su exitoso paso por la Universidad Nacional y de su experiencia tanto académica como de visita a otros países como invitados; del desarrollo de sus pasantías en las poderosas de la tecnología mundial Microsoft y Facebook y culminan su conferencia magistral con una temática que vale la pena resaltar: “NUESTRA PROMESA HACIA USTEDES”, en la cual se comprometen a asistir y ayudar a nuestros estudiantes de séptimo que elijan la especialidad de sistemas, a estar a la vanguardia en la información y la academia para que al igual que ellos, nuestros estudiantes siembren nuevas semillas de tecnología en otros lugares del mundo.

Estudiantes en un charla

Con participación en eventos a nivel institucional, los dos compañeros de salón, mostraban una capacidad importante en el desarrollo de estrategias y de fórmulas, para que los problemas propuestos tuvieran una complejidad menor y más aún, fuera relativamente fácil y sencillo el desarrollo de las respuestas y además los resultados fueran óptimos, no solo a la vista de sus compañeros, sino también de sus profesores, quienes advertían con buenos ojos que este par de estudiantes, se adelantaran a las propuestas y al desarrollo de las clases, lo mismo que a los resultados de las pruebas a las que se les sometía. La representación a eventos externos entonces fijó la mirada en ellos y lo de resaltar, con participación excelente, lo que les exigió prepararse de forma minuciosa para lo que vendría en la vida de cada uno, no solamente en lo académico, sino familiar y social.

Estudiantes en un charla

En el año 2008 cuando Christian adelantaba su grado noveno, se dio lo esperado y es entonces que logra representar al IBTI y a Colombia en Egipto, lo cual fue un apenas el comienzo de los logros que este estudiante empeñado en ser cada vez mejor tenía en mente, pues las olimpiadas internacionales de informática en la que había participado, le permitían otra visión de su vida escolar. Con una experiencia agradable en lo personal, tuvo la oportunidad de conocer, disfrutar y saborear lo que una mente habilidosa, juiciosa y dedicada puede llegar a experimentar en un certamen de estas características y en la cual solo participan los sobresalientes.

Estudiantes en un charla

Se iniciaba una carrera para seguir escalando en la especialidad que habían escogido y los dos se ocupan de acompañarse, colaborarse y manejar esa habilidad innata en cada uno de ellos para los números y logran en el año 2009 representar nuevamente al IBTI y a Colombia en una nueva competencia, esta vez su pasaporte los llevaría a Bulgaria en donde con sus propuestas e ideas, vislumbraron una experiencia que seguía entusiasmándolos para seguir adelante.

Y, aunque la continuidad ya era en equipo, logra Christian demostrar que era su siguiente reto la responsabilidad de representar nuevamente al IBTI y a Colombia a nivel internacional, lo que le permitió esta vez ser invitado a Canadá en el año 2010, desde donde seguía consolidando su creatividad y plasmando en nuevas ideas todo lo que, en el salón de clase muy juiciosamente su profesor le transmitía. Ese año fue algo inolvidable ya que alcanzaron su grado de bachilleres con resultados por encima de muchos otros estudiantes, con objetivos y metas alcanzadas, esperando llegar a la universidad en donde iniciarían otro proceso y otro ciclo, de pronto, lejos de lo que habían imaginado; pero melancólicos pues ese paso por el colegio les había legado alegrías que tal vez a partir de ese momento, serian solo recuerdos.

Estudiantes en un charla

Sin mirar atrás y con la visión en resultados mejores y con nuevas expectativas, ingresaron a la Universidad Nacional de Colombia, enmarcada por ser una de las dos mejores de nuestro país y por estar entre la lista de mejores del mundo, en donde continúan el proyecto investigativo, participativo e intelectual que ya los caracterizaba y es aquí cuando en el año 2011, Diego con sus maletas y con nuevos sueños viaja a Tailandia, a participar en representación de las Universidades y de Colombia en un nuevo certamen de informática. Esta nueva experiencia sirvió para que Christian tomara un nuevo aire y lograra con ese esfuerzo, unirse a Diego para que nuevamente fueran los elegidos y el avión los llevara en un viaje más allá del atlántico aterrizando en Rusia; corría el año 2013 y los rumbos y las puertas se seguían abriendo para este par de jóvenes que inquietos, solo pensaban en mejorar sus fórmulas y cálculos en cada encuentro en el que tenían la oportunidad de participar, lo mismo que conocer nuevas culturas y hacer muchos y mejores amigos.

Estudiantes en un charla

La Universidad tiende a ser compleja en algunos momentos y en otros logra que el interés sea la condición para permanecer en ella y dar continuidad a ese reto de pregrado que muchos quieren alcanzar. Esto permitió que nuevamente Diego muy juiciosamente obtuviera la responsabilidad en un nuevo certamen, desplazarse a Marruecos en el año 2015 y acentuar su conocimiento en programación.

Su permanencia como estudiantes en la Universidad les permitía también integrar a su pensum materias que los obligaba a dejar por momentos sus números binarios y encontrarse con lecturas y con lecciones que parecían un complemento pero que en la vida real les ofrecía alimentar su creatividad y desplazar sus pensamientos a otras áreas del cerebro que representaba nuevos conocimientos en su vida cotidiana. El año 2016 marca otro alcance en Diego y se vincula a Microsoft y a Facebook, dos de las empresas más importantes del mundo a hacer pasantías y en donde su crecimiento a nivel profesional ha destacado sus intereses de vinculación en forma directa.

Estudiantes en un charla

De la mano de esta nueva incursión, en este año 2017 Christian y Diego viajan a Estados Unidos en un nuevo compromiso: A seguir empeñados en esa determinación que asumieron; a seguir permitiendo que se conjuguen ese sinnúmero de ideas; seguir programando como un día soñaron y realizaron; a tratar que ese súper poder que desarrollaron por cosas del destino sea conocido por otros y ver que es una realidad lo que hoy por hoy están vivenciando. De igual forma, también logra Christian vincularse este año a Microsoft como pasante y con noticias alentadoras en su faceta laboral, ya que es contratado en forma directa por esta grande de la tecnología y su lugar de residencia va a ser ahora Estados Unidos a partir de 2018. Diego a su vez, también es contratado para trabajar con Facebook y su casa ahora será en Londres a partir de septiembre de este año. Son el resultado de la entrega y compromiso de dos jóvenes que se han fijado unas metas claras y ya están viendo los resultados.

Fotografías Jhon Joston Chacón